5 consejos para hablar en público sin estrés

5 consejos para hablar en público sin estrés
Levantarse frente a un grupo de personas ciertamente puede entusiasmar a su cuerpo, pero eso no significa que tenga que estar cargado de tanto estrés que le preocupe que se desmaye.

Hablar en público puede ser una experiencia muy aterradora. Si dices o haces algo tonto en un grupo pequeño, eso es una cosa. Pero, joder delante de un gran grupo de personas y puede ser difícil vivir mal. Además, hay mucha más presión cuando todos los ojos están puestos en ti.

Puede empeorar las cosas al imaginarse tropezando mientras sube al escenario y todos se ríen de usted. O te imaginas a mitad del discurso olvidando lo que estás a punto de decir, haciendo que la multitud simplemente te mire preguntándote por qué no estás hablando.

No importa cuán confiado intente estar en sí mismo y en sus habilidades, ambos escenarios pueden causar estragos en su mente y crear estrés en proporciones gigantescas.


Pero, solo porque hablar en público es desgarrador para muchas personas, eso no significa que tengas que ser uno de los muchos que sufre el dolor.

Cuando te encuentres a punto de estar frente a un gran grupo de personas y te sientas al borde de un ataque de tipo pánico (si no es que real), solo recuerda estas cinco cosas:

1. Sigue respirando

Hablar en público mujer sentada en la mesa


Regla número uno: si no estás respirando, entonces hay un problema, y ​​no es hablar en público, es la supervivencia. Además, lo importante no son solo las inhalaciones y exhalaciones necesarias para llevar oxígeno a los pulmones, sino también tomarlos de una manera que lo calme y lo calme. La forma en que respira puede llevar su corazón de velocidades supersónicas a ritmos lentos, naturales y cómodos.

Hay una técnica de respiración que se enseña a la policía y los primeros en responder que les ayuda a calmar sus cuerpos cuando saben que están en una situación peligrosa. Se dan cuenta de que tienen que mantenerse racionales y capaces de pensar porque su vida depende de ello. Esperemos que no esté hablando frente a un grupo que amenace su seguridad de esa manera, pero sus técnicas pueden ayudar de todos modos.

Cuando sientas que empiezas a sentir pánico y miedo, respira lento y prolongado. Cuente hasta ocho mientras respira, manténgalo así durante cuatro y suéltelo para otro conteo de ocho. Haga esto de diez a quince veces y desacelerará su corazón, aclarará su cabeza y le permitirá hablar y dirigirse a su audiencia de una manera tranquila y relajada.


2. Otros han hecho esto antes que tú y sobrevivieron

El miedo no es más que un sentimiento. No te matará (aunque probablemente parezca que lo hará) y se vuelve tan grande como lo dejas, lo cual es bueno porque puedes mantenerlo pequeño e imperceptible con un poco de práctica.

Puede parecer que estás completamente solo cuando estás listo para subir al escenario, pero varias personas han estado exactamente donde estás en ese momento y realmente sobrevivieron para contarlo. Lo creas o no, algunas personas prosperan e incluso regresan por más.

Este pensamiento puede ayudarlo a relajarse cuando considera que sus posibilidades de poder salir del escenario aún en una sola pieza son muy altas. Después de todo, ¿alguna vez has leído el titular? 10 pierden la vida en un trágico incidente de hablar en público? ¿No? Entonces recuerda que la próxima vez que estés a punto de hablar porque las cosas van a estar bien.

3. Eres el experto

Hablar en público mujer delante de un pueblo

A veces, el miedo a hablar proviene de sentir que no tienes la educación suficiente para hablar con el grupo. Tal vez te preocupe que alguien te haga una pregunta que no puedas responder y no quieras parecer tonto.

Aquí está el trato: estás hablando con ellos porque eres un experto en tu campo. Ahora, eso no significa que sabes todo; solo significa que sabes más que la persona promedio. Por lo tanto, no te presiones demasiado para familiarizarte íntimamente con cada grieta y grieta de lo que estás hablando. Eso no te llevará a ninguna parte.

Lo máximo que puede hacer es prepararse para saber todo lo que pueda sobre su tema antes de subir al escenario. Tome todo el material que desea cubrir y aprenda lo mejor que pueda. Esto solo aumentará instantáneamente su confianza y reducirá parte de su estrés.

Y, si alguien te hace una pregunta de la que no sabes la respuesta, simplemente admítelo. No trates de decir algo que suene inteligente si no tienes idea de lo que estás hablando porque es cuando parecerás tonto. Sé honesto y ganarás el respeto de tu audiencia sin tener que saberlo todo.

4. Conoces tu discurso, ellos no

Puede hacer tropezar a muchas personas si tienen un discurso bien preparado y olvidan una parte de él. Terminas parado allí solo mirando a tu audiencia mientras buscas en tu mente tratando de encontrar esa pequeña sección que parece haber perdido momentáneamente. Es incómodo para ti y es incómodo para ellos.

Sin embargo, solo tú sabes lo que ibas a decir, así que si dejas una parte, solo sigue hablando y tu audiencia no será más sabia. No tienen idea de que simplemente olvidaron una historia que iban a compartir o una cita que lo inspiró.Así que no te frustres si echas de menos hablar de una de estas cosas porque eres el único que se da cuenta.

Siempre y cuando puedas hacer tus puntos clave, estás bien. Todo lo demás es solo pelusa. Claro, puede haber mejorado su discurso, pero si olvida decirlo, entonces no es el fin del mundo.

5. Diviértete

Mujer sonriente hablando en público

De lejos, esto es lo más importante para recordar cuando compartes tus palabras de sabiduría frente a un grupo de personas. Por supuesto, ¡diviértete! Cuanta más presión ejerzcas sobre ti mismo y más rígido intentes ser, menos efectivo serás. Pero, si atraes a tu audiencia de una manera que demuestre que te estás divirtiendo, es probable que ellos también se diviertan.

Si te tropiezas y caes al subirte al escenario, búrlate de ello. ¡Qué gran rompehielos! Si olvida una parte importante de su discurso, hágales saber que ha "perdido la cabeza" y solicite un momento para encontrarlo. A veces, solo reducir el estrés que sientes por un momento es suficiente para permitir que tu memoria regrese y puedas continuar diciendo lo que quieras decir.

No dejes que hablar en público se convierta en este monstruo en el armario que temes que salga y te lastime. Es hora de encender la luz y ver que realmente no existe; solo está en tu mente.

Cuando estás frente a un grupo de personas, tienes la oportunidad de alcanzar su alma e inspirarlos. La perfección no es necesaria para el trabajo, solo el deseo de compartir la información que desea compartir. Mientras tenga eso, será un gran orador público.

7 Ejercicios para Hablar en Público: Como Hablar Correctamente y Sin Miedo | Curso de Oratoria #128 (Febrero 2021)


Etiquetas: consejos de vida consejos de vida práctica

Artículos Relacionados