Cómo hacer ensaladas bajas en grasa en un chapoteo

Cómo hacer ensaladas bajas en grasa en un chapoteo

Las ensaladas tienden a ser la comida más aburrida de la tierra. Nada me grita más comida de conejo que un poco de lechuga, tomate y picatostes arrojados a un plato. Nadie quiere comer eso.

Sin embargo, las ensaladas pueden ser una de las mejores herramientas para vivir un estilo de vida más saludable. Abundantes beneficios nutricionales, estas muestras de jardín no tienen que ser tan redundantes y aburridas. Después de experimentar con diferentes verduras y opciones, he encontrado innumerables formas de preparar ensaladas deliciosas y bajas en grasa. La clave es la creatividad, y en la cocina, tengo mucha.

Aquí está la guía sin sentido sobre cómo hacer ensaladas bajas en grasa:

Elige un tema

Las ensaladas son aburridas, exageradas y poco originales si las dejas. Para darle un poco de emoción a mis ensaladas, trato de ir con diferentes temas regionales.


Las ensaladas asiáticas con maní, naranja y fideos de arroz crujientes son deliciosas con un poco de pollo a la parrilla. El jugo de limón, las aceitunas, el pepino y la cebolla son característicos de las ensaladas mediterráneas, otra opción saludable.

Casi todas las regiones del mundo tienen su propia opinión sobre el plato con temas de jardín, y estoy dispuesto a apostar a que cada tipo es tan sabroso como el siguiente.

Las ensaladas temáticas estacionales también son excelentes. La mejor manera de obtener el máximo sabor de su plato vegetariano es usar ingredientes de la más alta calidad.


No hagas una ensalada de espinacas y fresas en pleno invierno; espere hasta el verano cuando las fresas están más maduras. Escoger alimentos que estén en su apogeo asegurará que siempre obtenga el mayor sabor de cualquier comida.

Hazlo crujiente

fuentefuente

Ok, todos conocemos los estereotipos que acompañan a ser llamados crujientes. Cuando se trata de ensaladas, cuanto más crujientes, mejor. La textura crujiente agrega textura, color y profundidad al plato y, a su vez, lo hace más interesante y emocionante para nuestras papilas gustativas.

Sobrecargar nuestros verdes con picatostes no siempre es la forma más saludable de hacerlo. Tienen poco o ningún valor nutricional en absoluto y están cargados de carbohidratos e ingredientes procesados ​​(a menos, por supuesto, que usted haga los suyos).


La mejor manera de agregar algo crujiente a su ensalada de manera saludable es volviéndose loco. Estoy hablando del tipo que comes. Almendras, cacahuetes, nueces, pistachos, nueces, avellanas, piñones. ¿Te estoy dando un poco de sobrecarga de nueces? Recuerde agregar siempre estos ingredientes con moderación, ya que están llenos de grasas buenas, pero todos sabemos lo que sucede cuando nos damos demasiado de algo bueno.

Hay otra alternativa al uso de picatostes en su ensalada. Las semillas, como las semillas de girasol, agregan algo de crujiente de manera saludable. Busque nuevos adornos para ensaladas en la tienda de comestibles. Sin embargo, ¡siempre ten en cuenta lo que está en la etiqueta nutricional!

Agregue un poco de fruta

Todos conocemos (¿y me atrevo a decir resentido?) Esa persona que trae ensalada de frutas a la fiesta. ¿Por qué lo hacen? Siempre permanece intacto, especialmente cuando se coloca al lado de esos brownies de chocolate y magdalenas bellamente decoradas. En lugar de dedicar toda la ensalada a la fruta, descienda un poco y agregue solo una a sus ensaladas de verduras.

Cuando viajaba por Turquía, una vez me sirvieron una de las ensaladas más deliciosas pero simples que he tenido el placer de digerir. Mezcla de verduras, cebollas, tomates, aceitunas, pepinos y naranjas. Sí, dije naranjas. Estas pequeñas explosiones cítricas y jugosas de sabor dulce proporcionaron el contrapeso perfecto al amargor del resto de los ingredientes.

Las frutas secas son otra gran opción cuando se trata de satisfacer esa golosina traviesa en sus ensaladas, especialmente cuando se combina con nueces. Los arándanos secos van muy bien con queso feta y nueces, los albaricoques secos tienen un gran sabor cuando se combinan con pistachos, las pasas son súper sabrosas con maní y zanahorias o brócoli, y las cerezas secas son un compañero fabuloso para las almendras.

Caliéntalo

¡No todas las ensaladas tienen que estar frías! Especialmente en el invierno, las ensaladas calientes son una excelente manera de convertir un plato normalmente frío y crudo en un alimento cálido y reconfortante. Jugar con granos como la quinua o el arroz y diferentes verduras de invierno es una excelente manera de darle a su ensalada un cambio de imagen serio, sin anhelar esos dulces meses de verano.

Haz tu propio aderezo

fuentefuente

Ahora, te ruego que hagas un descubrimiento sorprendente escondiéndote en tu propia cocina. En serio, escúchame en este caso. Vaya a su refrigerador y saque una botella de su aderezo “saludable” favorito o más comúnmente usado. Mira la etiqueta nutricional. Ignore la información sobre calorías, grasas, proteínas, etc. y vaya a los ingredientes. Léelo Trate de no dejar que su mandíbula se abra cuando se dé cuenta de qué es exactamente lo que ha estado alimentando su cuerpo.

La palabra ensalada al instante nos hace pensar en palabras como saludable, dieta, baja en grasa, etc. Sin embargo, en el momento en que vierte ese aliño comprado en la tienda, esas palabras salen volando por la ventana. Los apósitos embotellados están llenos de calorías, grasas, saborizantes artificiales y conservantes. ¿La solución? Haz lo tuyo.

Hacer aderezos para ensaladas es algo maravilloso porque es fácil, versátil y se conserva durante largos períodos de tiempo. Juegue con los ingredientes y adáptelos al tipo de ensalada que le gustaría comer. Mi opción personal es una combinación de aceite de oliva virgen extra, jugo de limón, vinagre de vino tinto, sal y pimienta. Cuando preparo ensaladas asiáticas, sustituyo el jugo de naranja por el limón y el aceite de sésamo o maní por el AOVE. La comida es divertida, y jugar con tus aderezos para ensaladas es una excelente manera de divertirte con ella.

Solía ​​despreciar las ensaladas. Incluso la palabra misma me hizo encogerme. Ahora, he adquirido una nueva perspectiva sobre un grupo de alimentos que incorporo a mi dieta casi todos los días. Mantenerlo nuevo y emocionante, y experimentar una serie infinita de cambios de imagen, me ha llevado a amar disfrutar de mi tazón lleno de verduras. ¿De qué manera haces que tus ensaladas sean interesantes?

Foto de portada: sweetandcrumby.com

Audiolibro - INVASIÓN - M. van der Meersch - 3ª Parte - Capítulos III-IV-V (Febrero 2024)


Etiquetas: ensaladas

Artículos Relacionados